A Pontenova (Lugo)  Reserva de la Biosfera del Río Eo, Oscos y Tierras de Burón. (Galicia y Principado de Asturias)  Del 1 al 5 de septiembre 2014 (A Pontenova-Lugo)  PARTICIPANTES:  Alvaro, Calviño, Carré, Castro, Chisco, Fleis, José Angel, Juan, Leis, Marcos, Paco Bombero, Paco Vigo, Serafín y Ventín. Coche de apoyo: Paco Rey  1ª ETAPA (lunes día 1) RECORRIDO: A Pontenova, San Tirso de Abres, Porto, Vegadeo, Veiga de Vilar, Folgueiras, Espina, Paramios, La Graña, Freixe, Silvallana, Teixo, Cabaza, Bres, Taramundi y A Pontenova. KILÓMETROS: 70 TIEMPO EMPLEADO: 4 h. 30´19´´ VELOCIDAD MEDIA: 15 VELOCIDAD MÁXIMA: 58  2ª ETAPA (martes día 2) RECORRIDO: A Pontenova, Marco de Alvare, Meira, A Pastoriza, Bretoña, Cruz da Cancela, Lindín, Riotorto y A Pontenova. KILÓMETROS: 61 TIEMPO EMPLEADO: 3 h. 48´43´´ VELOCIDAD MEDIA: 16 VELOCIDAD MÁXIMA: 61  3ª ETAPA (miércoles día 3) RECORRIDO: A Pontenova, Taramundi, Bres, Vegadeo, Castropol, Barres, Figueras, Ribadeo, Porto, San Tirso de Abres y A Pontenova. KILÓMETROS: 78 TIEMPO EMPLEADO: 4 h. 20´43´´ VELOCIDAD MEDIA: 18 VELOCIDAD MÁXIMA: 53  4ª ETAPA (jueves día 4) RECORRIDO: A Pontenova, San Tirso de Abres, Vilafernando, Trabada, Lourenzá, Santo Tomé de Lourenzá, Augasosa, Santo Estevo y A Pontenova. KILÓMETROS: 66 TIEMPO EMPLEADO: 4 h. 21´01´´ VELOCIDAD MEDIA: 15 VELOCIDAD MÁXIMA: 59  5ª ETAPA (viernes día 5) RECORRIDO: A Pontenova, Taramundi, Bres, La Graña, Puerto de la Garganta, Couso, Sanxés, Bogo y  A Pontenova. KILÓMETROS: 58 TIEMPO EMPLEADO: 4 h.18´57´´ VELOCIDAD MEDIA: 13 VELOCIDAD MÁXIMA: 52  AYUNTAMIENTOS RECORRIDOS: GALICIA: A Pontenova, A Pastoriza, Lourenzá, Meira, Ribadeo, Riotorto y Trabada. ASTURIAS: Castropol, San Tirso de Abres, Taramundi, Vegadeo y Villanueva de Oscos.     COMENTARIOS DE ALGUNOS PARTICIPANTES:  Marcos Martínez De las marchas prácticamente me ha gustado todo, los paisajes fantásticos, las subidas magníficas y las bajadas alucinantes, especialmente la de Riotorto y la de Bogo (con anécdota del asfaltado). A parte de esto no puedo dejar de mencionar las sidras en el mesón de Javier con los choricitos a ritmo de escanceo de Manolo y con las conversaciones escatológicas que acompañaban el riego de nuestros estómagos a golpe de gin-tronic después eso si de unas comidas y cenas con patatas fritas, de las cuales reconozco que quedé frito. Con lo que resumiendo, ha sido todo espléndido, y un año más volver a casa con relativa tristeza por no haber sido más tiempo, pero con el ánimo de que aún nos espera 2015 con nuevos e ilusionantes proyectos.  Manuel Calviño Tiene razón la señora del hotel (Elena) que como grupo somos muy educados, ni rompemos ni manchamos nada, excepto a nosotros mismos, a ella tenemos que agradecerle el trato y amabilidad del servicio. No quiero dejar este mensaje sin agradecer a Leis todo lo que hace por el grupo y por algunas individualidades como en el caso que le sucedió a Serafin y como cuidar la marcha desde una posición que alivia a los que en algunos momentos nos encontramos sin ánimos o fuerza.  Francisco Hernández En la subida al alto da Cadeira, correspondiente a la cuarta etapa, cerrábamos la marcha Carré, Leis y yo. Leis da un pequeño tirón y se aleja unos 50 metros quedando los dos atrás. En ese momento Carré va de último y me dice que siga para arriba: que va mal y se subirá al coche de apoyo. Yo no confirmo su estado físico porque no tengo fuerza para mirar para atrás. Baja Leis para reagruparse con nosotros y le digo que no se preocupe por Carré que subirá al coche. A los diez segundos un ciclista (a mi me pareció profesional) me adelantó con tal violencia que las dos botellas de agua se me cayeron al suelo por la fuerza centrífuga que desprendía. Después vi que era Carré que me había hecho una de sus tantas exhibiciones. Tampoco olvidaré que después de sobrepasar Santo Tomé de Lourenzá y comenzando la subida a Augasosa, pasamos por un pequeño pueblo (que estoy seguro que no tenía ni alcalde) y cuando estábamos atravesándolo y la carretera comenzaba a empinarse camino del cementerio, había dos señoras barriendo la puerta y según pasaban mis compañeros los animaban y aplaudían. Cuando yo pase enfrente de ellas me gritaron: ah! pero tú estás muy gordo! (en un principio no me afectó y continué, pero luego me vine abajo). ¿No es normal que me subiera al coche? ¿Estoy gordo, o tuve un mal día?. Para el año que viene me lo pienso.  Eugenio Carré Para mi lo mejor, fue la magnífica elección de la zona para realizar la marcha, lo peor, el maldito resfriado que me fastidió un par de etapas.   Antonio Ventín Muchas gracias a Leis por sus palabras de agradecimiento. La felicitación es recíproca pues no se nos debe olvidar, (aunque en momentos puntuales lo hagamos, yo el primero), que el responsable de que pasemos unos días inolvidables, con un trabajo detrás ingente es precisamente él. Repito: muchas gracias.  José Angel Varela Salí el día día 31 de Agosto pesando 114,80 Kgs. y vuelvo el día 5 de Septiembre pesando 117,30 Kgs. Aumento de 2,50 Kilogramos.  La rodilla izquierda me mide en estos momentos 42,5 cm. Y la derecha 45 cm. Aumento de 2,5 cm.                                                                                                                                                                                                                                                 Conclusión: La ingesta diaria de las ricas patatas fritas y bebidas varias es directamente proporcional a ambas cosas. Todas las etapas muy bonitas pero mención especial el cruzar el Puente de los Santos en la tercera etapa. Impresionante el paisaje La cuarta etapa espectacular. Mención para los que estaban apañando las fabas en Lourenzá y a la subida por la capilla de San Sebastian (muy dura) Quinta etapa preciosa (no obstante si llega a petar el sol yo la palmo). Mención especial para Manolo y su extraordinaria habilidad para escanciar sidra de espaldas y dejar el bar hecho un Cristo. También la visita a Teixois que me trajo buenos recuerdos a mi memoria. Premio especial a las patatas fritas (yo engordé 2,5 Kgs.)  Alvaro Rodríguez Alvarez Iniciabanse as etapas as 9 ainda dormidos pero pronto Paco Vigo se encargaba de despertarnos cos seus berros, a medida que transcurrían os quilómetros xa se iban situando todos nos seus lugares e dicir; Alvaro e Marcos en cabeza avanzando a bo ritmo, Chisco facendo a goma, Fleis queixandose das rampas pero e dos que mellor sube, Ventin cas suas series, Ring-Ring adiantandose para logo ir o coche de apoio o que tamen se botaba Calviño por falta de desenrrolo na bici e peso si non co seu estilo subirían ben, Juan concerto cabreo por ir freando nas baixadas, Serafin (lástima o pasamento do xenro) fiel o seu estilo casi de competición, Carre como sempre con todo o material en perfecto estado facendo as veces de gregario de Leis que ca sua cabra sempre vai en cola vixiando o correcto desenrrolo da etapa, Paco Bombero sempre sin un sitio fixo no pelotón xa que pode aparecer tanto en cabeza atacando ou incluso acompañando a Leis e Carre, e por ultimo Castro, porque chegou de ultimo pero a tempo para o que todos esperábamos, os seus ataques que este ano foron algo floxos. Pero o final todo arranxado ca abundante comida do Briz a boa sesta, algún baño no Eo, as cañas e chirimbolos no Goa e os paseos por A Pontenova. Sin mais pedindo perdón si ofendin a alguen pero tentei facelo con humor despidome ata a seguinte pedalada.  José Luis Leis Correa Hay factores que ayudan a que los acontecimientos resulten favorables y como siempre por estas fechas el tiempo suele ser un aliado muy importante.  El itinerario de las etapas estaban garantizados, carreteras en buen estado, hermosos paisajes, duras pero superables subidas, reconfortables y largas bajadas y bonitos recorridos por ambos márgenes del río Eo en su desembocadura.  El hotel San Briz, con unas habitaciones limpias, cómodas, amplias y mucha tranquilidad y con unos variados  y abundantes menús que disfrutamos durante nuestra estancia. Estos tres factores hicieron que pasásemos unos inolvidables días y que a más de uno se nos hicieran muy cortos. Pudimos disfrutar de los paseos a la orilla del río Eo en esta localidad lucense y recuperarnos en la nocturnidad del ambiente tranquilo de sus terrazas donde las tertulias se prolongaban hasta bien entrada la noche.  Y por último, la armonía y el saber estar de todos los participantes fue clave para el éxito de esta experiencia.